Jules Bocandé

La fértil cantera futbolística de Senegal tuvo en Jules Bocandé a uno de sus pioneros en los terrenos de juego europeos y a un hombre clave para el posterior desarrollo del fútbol en el país africano.
Un ídolo sancionadoPese a ser adorado en su país y ser toda una leyenda, Jules Bocandé fue sancionado de por vida en Senegal siendo futbolista. Comenzó a jugar en el Casa Sport de Zinguinchor, su ciudad natal. Con 21 años logró meter a su equipo en la final de Copa de Senegal ante uno de los clubes potentes de la capital, el Diaraf ASC. Su equipo ganó aquella Copa en 1979 y a la temporada siguiente la final tuvo los mismos protagonistas. En esa segunda vez, el Casa Sport no pudo ganar y Bocandé fue sancionado de por vida por agredir al árbitro. El colegiado había mandado repetir un penalti a favor del equipo rival y Bocandé le hizo la zancadilla en un partido muy violento. Ante esa dura sanción de por vida, un amigo de la familia se le llevó a Bélgica para que siguiera jugando al fútbol. Allí militó en dos clubes modestos, el Tournaisienne -de Tercera- y Seraing -ya en la máxima categoría belga-, antes de recalar en el Metz en la campaña 84/85.

Como siempre, te recomendamos visitar la versión digital de la revista DxT... En la que todo es más bonito:

Durante las décadas de los 80 y 90 desarrolló su carrera en Bélgica y Francia, aunque fue en el campeonato galo donde cosechó sus mayores éxitos, como el título de máximo goleador en la temporada 1985/86 (23 goles) con el Metz. También jugó en el Paris Saint-Germain, en el Niza y en el Lens. Terminó su carrera en el Eendracht Aalst belga en 1993.
Como internacional, su mayor logro fue la clasificación de Senegal para la Copa de África de Naciones en la edición de 1986, que se disputó en Egipto. Casi habían pasado dos décadas -18 años- desde la última participación senegalesa. Posteriormente alcanzaría las semifinales de la Copa África en 1990 en Argelia y los cuartos de final en el 92 en Senegal.
Bocandé, una leyenda en su país, fue seleccionar nacional en 1994 y también había sido capitán de los llamados Leones de la Teranga. Fue gran amigo de otra de las grandes leyendas del fútbol africano, Roger
Milla, y participó en su partido de homenaje. En el fútbol francés disputó 223 partidos en la máxima categoría en los que anotó 69 goles. Era un delantero alto, 1,84 metros, y potente. Con el Metz protagonizó una de las mayores hazañas del fútbol galo y eliminó en dieciseisavos de la Recopa al FC Barecelona en septiembre 1984 tras remontar un 2-4 en la ida con un 1-4 en el Camp Nou. Jules François Bocandé falleció el 7 de mayo de 2012 a los 53 años de edad en un hospital de Metz, al noroeste de Francia, donde había ingresado para afrontar una operación a vida o muerte tras un infarto sufrido hacía poco tiempo y que le había dejado en muy mal estado.