Ray Lóriga y el fútbol

Titulares y resumen de la entrevista con Ray Lóriga en el número 6 de la revista DxT
«Muchas veces me han dicho que parezco del Atleti, todo el mundo me lo dice. Incluso cuando voy al estadio me miran raro, pero he sido del Real Madrid desde niño y no se puede cambiar de club. Soy del Madrid por culpa de un colchonero. Mi hermano, que tiene un año y medio más que yo, es del Atleti y antes de tener uso de razón me repartió las chapas para jugar y me dijo: Tú eres del Real Madrid y yo del Atlético. Decisión de la que seguro se ha arrepentido toda la vida».

«Lo que más detestan mis amigos colchoneros es que les tengo mucho cariño y que hable bien del Atleti… Les gustaría que les odiásemos como ellos nos odian, pero no lo consiguen».

«Este negocio del fútbol tiene que tener su ying y su yang. Antes teníamos a Yoda, que era Guardiola, el bueno, y el otro lado de la fuerza, Darth Vader, nos ha tocado a nosotros. Pero es un malo, con buen fondo y que gusta. Creo que todo lo que hace es como un juego».

«La Masía es como los mundos de Yupi, todos son amigos, duermen juntos, se prestan las zapatillas y son unos niños perfectos y preciosos… Como los ángeles. Nosotros somos un Imperio Malvado que compramos mercenarios con miles de millones, despreciamos la cantera… Y termina siendo gracioso que sea así, siendo como contrarios».

«Tengo la sensación de que a Messi le pones en el Osasuna y los navarros ganan la Liga. Le pones en un equipo profesional, ya no te digo ni de los de arriba o brillante, y lo hace campeón. Es de otro planeta».

«De niño jugaba de Juanito Gómez. Era mi ídolo, así que quería jugar como él, ese media punta o falso delantero, que se lleva tanto ahora».

«Estuve una temporada con un equipo de amigos que nos juntábamos en El Retiro. A ese equipo lo llamábamos el drink team porque cuando no vomitaba uno, el otro tenía resaca.  Bebíamos por la noche y jugábamos por la mañana, lo cual era muy mala idea. Era un desastre. Me di cuenta de que mis días de fútbol, habían acabado».

«Canales es un futbolista muy fino, pero considero que tenía un problema: era muy guapo. Fue un fenómeno tipo al de Julen Guerrero. Le ficha el Real Madrid, las chavalas agolpadas a la puerta del hotel… Demasiadas cosas, demasiado pronto. El Real Madrid se portó mal con él».

«Un partido de la Champions lo ven nueve millones en España y la última novela de Philip Roth la compran dos mil. Es lógico que un futbolista gane más dinero que un escritor porque su trabajo interesa a más gente».
«El fútbol no es un deporte muy cinematográfico. El boxeo sí, son dos hombres en un cuadrilátero con todos los ángulos de cámara… El fútbol es más complicado y el cine no puede competir con un partido de verdad, siempre será más divertido por la incógnita del resultado, de no tener un guión y no estar rodado».