La 'Duna' de la discordia



El centro de la polémica del Mundial de vela es la llamada ‘Duna escalonada’ diseñada por el arquitecto madrileño Alejandro Zaera. Este ‘estadio náutico’ (otro de los nombrecitos que recibió) se lleva unos cuatro millones de euros de los siete del presupuesto total del Mundial. Unos dos millones la edificación, más el interior y urbanizar la zona. Se habló de un presupuesto inicial para su construcción de 8,8 millones. Los problemas financieros del evento obligaron a replantear la infraestructura, rebajar su altura para ahorrar dinero. No contaban con que al bajar el techo la mayoría de los barcos no podrían guardarse en su interior… En un edificio cuya función es almacenar embarcaciones y que para construirlo se habían derribado otros almacenes casi nuevos que ofrecían ya esa función.
También hubo controversia en la adjudicación de la dirección de obra al arquitecto Alejandro Gomis, hijo de uno directivo del Real Club Marítimo implicado en la organización del Mundial antes de la salida de Pombo. La Duna, que no deja de ser una simple grada de hormigón, fue recurrida en los tribunales por la Asociación en Defensa de la Bahía, DEBA, al igual que el Centro Botín. En ambos casos se ha construido gracias a la cesión de suelo de la Autoridad Portuaria.
El presidente de la Federación Española de Vela, José Ángel Rodríguez Santos, cuestionado en el programa Onda Deportiva de Onda Cero Cantabria sobre si era necesaria o no la construcción de este infraestructura fue muy claro: «Es una cuestión de opiniones, pero desde el punto de vista deportivo no era necesaria; bastan una explanadas, rampas para echar los barcos al agua y unas boyas neumáticas. Si con motivo del evento se construyen unas instalaciones que van a quedar en la ciudad y que pueden ser importantes para su desarrollo estará bien hacerlo, pero no es mi competencia. Si era necesario o no es algo que tendrán que valorar los ciudadanos de Santander si era necesario o no».
Aunque en un principio se aludió a que era una construcción necesaria porque desde allí se verían las regatas, en realidad de los cinco campos de regatas previstos solamente uno está dentro de la bahía. Desde allí no se verá nada como apuntaba el conocido regatista santanderino José Francisco García de Soto y de la Roza, olímpico en Montreal y Seúl: «Ni con una economía brillante esa ‘Duna escalonada’ tiene ningún sentido para este deporte, es un monumento a la inutilidad. En un momento de crisis económica un dispendio de estas características carece de todo sentido. La Vela necesita muchas cosas para su difusión y consolidación: más presupuesto, más practicantes, más lugares donde los deportistas puedan practicar este deporte y guardar sus embarcaciones, pero desde luego para nada una ‘duna’. En los Juegos Olímpicos de Londres, en Weymouth, había bastante gente presenciando las pruebas y pagaban 55 libras, algo que nunca pasará en nuestro país donde la vela no es popular. Se sentaban en una campa. No había ninguna grada. Y más cuando tenemos un balcón excepcional a la bahía como es el paseo de Reina Victoria. Contamos además con una magnifica línea de muelles que también pueden ser usados para la observación por miles de personas de las regatas. Todo ello puesto por la naturaleza de forma gratuita».
Sobre el uso futuro de la instalación no hay nada claro. En principio iba a ser un almacén de barcos, que sirviera también para el Real Club Marítimo y la Escuela de vela. Lo único que se gana es la parte exterior, una pequeña plaza mirador para pasear… O hacer ‘botellón’ como han apuntado ya en diversos foros. Lo único positivo es que era una zona bastante degradada de la ciudad o a la que no se podía acceder y se gana un espacio público… Eso sí, a un precio de oro. Claro que inicialmente en Santander pensaban que esta construcción se financiaría con dinero del Consejo Superior de Deporte. La famosa Duna se ha quedado en un montoncito de arena... o de algo peor.


Puedes leer el reportaje completo sobre los problemas del Mundial de vela Santander 2014 en el número 19 de la revista DxT.