Storm Surfers


Durante el octavo 'Santander Surf Film Classic' disfrutamos de este documental australiano que reúne a una peculiar pareja de surfistas que suman casi 100 años entre los dos: Ross Clarke-Jones y Tom Carroll. Dos auténticas leyendas. Existe la opción de disfrutar de la cinta en 3D, aunque no fue el caso en el cine Los Ángeles. La parte más interesante del documental, al margen de sus imágenes espectaculares, es la historia de cómo dos estrellas del mundo del deporte extremo afrontan la crisis de la edad. Un alocado Clarke-Ross trata de seguir enganchado a la adrenalina del riesgo mientras que Carroll intenta desengancharse y vivir una vida más familiar y tranquila. Ese aspecto personal resulta divertido y también, a ratos, conmovedor. 'Storm surfers' sabe deslizarse bien por la ola del documental clásico, contar un historia verídica, y adornarla sin caer en la mera sucesión de imágenes a ritmo de videoclip, un estigma con el que cargan muchos de los trabajos relacionados con el surf.
La cinta está rodada con muchísimos medios técnicos y económicos por lo que está cuidada al detalle y visualmente muy trabajada. Las escenas de cómic o una 'regresión discotequera' a la adolescencia de Clarke-Jones son pinceladas narrativas que se agradecen y enriquecen el film.

Estos dos personajes (reales, pero personajes en toda su dimensión) afrontan la llegada de los 50 años, en el caso de Carroll ya cumplidos. Ross sigue estando como una cabra, mientras que el doble campeón del mundo de surf se siente un padre de familia sin ganas de adrenalina... De hecho, surfea muy poco en la película y el pobre lo pasa realmente mal siendo consciente de que no está para arriesgar el pellejo. Entre ellos se vive un compañerismo tremendo, con sus piques insensatos y una amistad auténtica. En la película no faltan apariciones estelares, como Kelly Slater en Pipeline.

Todos los meses tienes una crítica de cine deportivo en la revista DxT