Llagostera y Racing, los más modestos


La Segunda División ya no es lo que era. No hay fichajes, ni millonarios ni de los baratos. El control económico de la Liga de Fútbol Profesional ha puesto un poco de cordura porque había presupuestos con equilibrios imposibles. Para esta temporada 2014/2015 el Llagostera tiene el tope salarias más bajo de la categoría: 1,9 millones. El club catalán es un modesto de libro, ni siquiera puede jugar en su campo porque no cumple la normativa.
El Racing tiene el segundo límite salarial más ajustado: 2,1. Todavía le quedan aproximadamente cien mil euros para incorporar a un delantero. El mismo que el Girona, que es uno de los conjuntos que ha comenzado el campeonato con más fuerza justo al contrario que los cántabros. El Sabadell cuenta con 100.000 euros más que el Racing y el Girona para futbolistas con un tope de 2,2. El Mirándes, subido de 2ªB por el descenso a última hora del Murcia, tiene 2,3.
Después nos encontraríamos con un grupo de cuatro clubes con un máximo salarial de 2,7 millones: Ponferradina, Albacete, Leganés y Numancia. El Lugo de Quique Setién cuenta con 2,9.
Superan ya las barrera de los tres millones el Recre (3,2), Tenerife (3,4), Alavés (3,5) y Zaragoza (3,7).
Y ya entramos en la categoría de los ricos de Segunda: Alcorcón (4,1), Las Palmas (4,8), Sporting (5,1), Mallorca (5.6), Valladolid (6,4), Osasuna (7,9) y Betis (13,6). Aunque el límite salarial marcado por la LFP y sus famosas ratios no significa que los Consejos de Administración deban gastarse todo el dinero sino que es un máximo del que no pueden pasar. Todo teniendo en cuenta que el sueldo mínimo para un futbolista profesional en la categoría de plata son 64.000 euros brutos, nunca menos. Eso sí, luego los clubes juegan con fichas para jugadores jóvenes y otras triquiñuelas… aunque cada vez menos hay más margen legal para ese tipo de actuaciones. En Primera, el Barcelona tiene un topo salarial de 347 millones o el Real Madrid 328.

Las ayudas al descenso al Betis, Osasuna y Valladolid son clave. Reciben 11 millones de euros en dos años (el primero el 66% del total) y eso ayuda a mejorar la ratio. Sin embargo el Osasuna, el Zaragoza y el Sporting de Gijón atraviesan serios problemas económicos por sus deudas con Hacienda. Los asturianos tienen el problema añadido de que su auditoría de cuentas no cuenta con el visto bueno del auditor… Otros clubes como el Racing y el Recreativo de Huelva también tienen problemas con las arcas públicas. Al margen de lo que ocurra en los terrenos de juego durante la temporada, el próximo verano se volverá a jugar liga de despachos también con ascensos y descensos.