Los dineros del Mundial de vela


A la espera de ese estudio de la Universidad de Cantabria que afirme con rotundidad que el Mundial de clases olímpicas de Santander ha sido un éxito, esta competición de vela ha contado con patrocinios publicitarios importantes y la ayuda institucional a todos los niveles, aunque es cierto que el dinero llegó a última hora (buena parte ni se ha cobrado todavía) y que hubo momentos en los que el Ayuntamiento de Santander estuvo solo ante el peligro con una Federación Española de Vela en llamas y todos mirando hacia el horizonte.
Por tanto, no es cierto que no haya habido dinero para el Mundial de vela. Más vale tarde que nunca, aunque la organización tuvo que improvisar y sufrir esa falta de financiación y la falta de medios a repercutido en el caos vivido… Y pese a todo, el barco ha llegado a buen puerto y ha sido un gran éxito de público.
El patrocinador principal del Mundial de vela es el Banco Santander, aunque no es el que más dinero ha puesto. La entidad financiera siempre mostró su apoyo al evento. Eso sí, el contrato se firmó justo un día antes de la muerte de Emilio Botín, muy recordado en la ceremonia de inauguración del Mundial. En principio el Banco iba a aportar 600.000 euros, aunque se redujo esta cantidad hasta el medio millón. El Santander se interesó en el Mundial incluso antes de que la capital cántabra fuese elegida sede. Cuando Gerardo Pombo, anterior presidente de la RFEV presentó la candidatura de Santander a la ISAF ya estaba el banco informado. Pombo se auto-contraría como director del Mundial poco después (algo que los juzgados impidieron finalmente) y pretendía solicitar al Banco de Santander un crédito de 2,5 millones para pagar la fiesta de la vela. Muchos federativos vieron que esto era un desastre para un organismo ya arruinado y que ponía en peligro todas las competiciones futuras de este deporte en España. En la Federación hubo revuelta y un antiguo compañero de viaje y amigo de Pombo le dio la puñalada tomando el mando.
Gracias a las gestiones del alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, al Mundial de vela le toco la lotería... Nunca mejor dicho. Papá Estado al rescate. A través de Loterías y Apuestas del Estado llegó el soporte económico del Mundial: 600.000 euros para la causa de una empresa pública. Loterías y Apuestas del Estado junto con el Banco Santander son los dos patrocinadores principales del evento. Un millón cien mil euros. Lo que ha costado la Duna de Zaera, aunque esta infraestructura ha sido pagada con dinero público. 
No está muy claro cuánto y cómo se han repartido los dineros de las instituciones porque el discurso ha cambiado varias veces. Al principio, el Consejo Superior de Deportes, el Gobierno de Cantabria, el Ayuntamiento de Santander y la Autoridad Portuario iban a poner 2,2 millones por barba para infraestructuras del Mundial. El CSD se desembarcó con el cambio de gobierno central (curiosamente el apoyo incondicional de Jaime Lissavetzky, del PSOE, dejo paso a un Cardenal, del PP, que dejó claro que no había un duro aunque fuesen sus compañeros de partido). El estadio náutico de Zaera vino reducidas sus dimensiones para así pagar el Mundial con el recorte a la obra. Además se negoció con la ISAF, la Federación Internacional de vela, una rebaja del canon que hay que abonar por ser sede el Mundial, que se quedó en algo menos de un millón y medio, aunque nunca se ha confirmado oficialmente. Es otro de los enigmas de un Mundial que siempre tuvo las cuentas poco claras.
De la Autoridad Portuario dicen los organizadores que se ha portado muy bien. Han pagado la reforma del Dique de Gamazo, aunque seguramente su aportación haya estado lejos de los 2,2 millones previstos al principio. Entre el Gobierno y el Ayuntamiento ha habido tensiones a cuenta del Mundial de vela. No queda claro si la autoridad regional ha puesto su parte o no, pero al final no parece que nadie haya pagado el total de lo previsto.
A los patrocinios del Banco Santander y Loterías hay que sumar a la firma de cava catalán Freixenet, que aporta nada menos que 250.00 euros, y a la eléctrica Endesa, unos 200.000. En el mismo nivel está Motorola Radiotrans, del que no se tienen datos de si aporta dinero o tecnología. Sin contar a la telefonía estadounidense más de un millón y medio de euros. Resulta curioso que Endesa sea casi invisible en este evento y que sin embargo E-On aparezca mucho más, ya que ha instalado pantallas gigantes en el área de influencia del Mundial y patrocina actividades de Mundial de tierra, de la parte de ocio que organiza el Ayuntamiento. El Consistorio también hace caja, sobre todo con las casetas y carpas. Se han instalado unas 60, 26 de hostelería. La tasa para las más baratas era de 2.500 euros.


Pero ha habido otros muchos colaboradores para diferentes ámbitos de la organización de la prueba: la constructora Ascan, seguros Murimar, el restaurante Deluz (que se ha encargado del catering), HP (de las impresoras), Movistar (que puso repetidores extras para favorecer las comunicaciones), Viajes El Corte Inglés, IFC, Agua de Solares, Coca-Cola, Autoturismos Cantabria, Motos Lolo, cremas IFC, Café Dromedario, Cuvice Innova, la productora de televisión Panorama Vela o TVE, que ha emitido algunas regatas en Teledeporte. La repercusión mediática del evento a nivel nacional o internacional ha sido poca, pero es vela, un deporte minoritario, y un certamen dentro del propio deporte que no goza de tanta importancia como otros más famosos: Copa del América, Volvo Ocean Race, Vendée Globe, Transpac 52…
Y todavía ha habido otros patrocinios institucionales que ha aportado material o medios: Marca España, Colegio Oficial de Médicos, Universidad de Cantabria, Mutua Montañesa, Federación Cántabra de Tiro, los Reales Clubes Náuticos de Laredo y Castro o la Aemet, la agencia de meteorología. Además, la Federación Española cobra el alojamiento de las embarcaciones, 8 euros por barco sencillo y 12 por uno doble, y ha habido cerca de 900, algunos durante meses. Aunque ya contamos que un buen número de regatistas consiguieron escaquearse del pago durante los días previos al evento. Lo que tampoco conoce el gran público es que la mayoría de los países más exóticos no pagan nada gracias al programa de la ISAF de naciones emergentes... Los gastos de los regatistas de los países con más problemas económicos, los africanos y otros muchos hasta más de treinta, corren a cuenta de la organización.
Y el patrocinio más curioso, aunque no figura en la web oficial de Santander 2014, es el del grupo Bergé que apadrina a la mascota Sardi. Además, Bergé cedió 40 vehículos de la marca Ssangyong a la organiación del evento y pagó el reloj de la plaza del Ayuntamiento que marcó la cuenta atrás del evento.
¿Cuánto ha costado el Mundial? Nadie lo sabe. ¿Cuánto ha dejado en la ciudad? Pronto nos ofrecerán una cifra que asombrará al mundo… Un ejemplo cercano: el circuito mundial de clavados, el Red Bull Cliff Diving, que ha durado solo un fin de semana, dicen que aporta a Bilbao un millón de euros. Eso sí, la imagen de los saltadores con el Guggenheim detrás ha aparecido en todos los informativos de televisión y ha dado la vuelta al mundo.