Tiburones vs surfistas



10 consejos para evitar ‘encuentros’ no deseados con el hombre del traje gris:


  1. Nunca practicar surf en solitario. Habitualmente, los tiburones no intentan atacar a grupos, pero sobre todo es importante estar acompañado por si se resulta herido. La falta de atención médica, y no el animal, suele ser lo que termina con la vida del surfista en la mayoría de los casos.
  2. Evitar entrar al agua al amanecer, atardecer o de noche, que es cuando los escualos se alimentan o están más activos.
  3. No meterse al mar con heridas sangrantes.
  4. Los neoprenos con colores muy llamativos o joyas brillantes. El tiburón percibe especialmente los contrastes.
  5. No realizar surf en zonas donde sea habitual la presencia de tortugas o focas.
  6. Las desembocaduras de ríos o zonas próximas a fuertes cambios de profundidad suelen conllevar riesgo. Bancos de arena o pendientes bruscas suelen ser lugares propicios para los ataques.
  7. Evitar zonas en las que los barcos pesqueros realizan la limpieza de sus capturas o aguas con profusión de algas, en la que hay abundancia de peces pequeños. Son zonas de gran actividad depredadora. Las concentraciones de gaviotas son buenas indicadoras de la presencia de gran cantidad de alimento.
  8. La presencia de mascotas, como perros, en el agua, despiertan la atención de algunos tiburones.
  9. Hacer caso de las indicaciones y señales de peligro si hay advertencias sobre la presencia de escualos en esas aguas.
  10. Los movimientos erráticos captan la atención de los escualos. Una vez divisado hay que intentar alejarse. Si ya ha intentado atacar o está cerca se debe adoptar una actitud agresiva para que nos vea como amenaza y no como presa. Utilizar la tabla como escudo, gritar debajo del agua, golpear sus partes más vulnerables y defenderse.

En el número 9 de las revista DxT tienes un amplio reportaje sobre tiburones y surf:
http://issuu.com/redactordxt/docs/dxt_9