SOS Escuela CEAR


Una pancarta en el partido Racing-Girona unió fútbol y vela por unos minutos. La cantera, trabajar bien la base, es igual de importante en ambos deportes. Lo saben en el club verdiblanco y deberían tenerlo claro en las instituciones. El mensaje que exhibió La Gradona, la hinchada más animosa del Racing, era claro: "SOS Escuela Vela CEAR".
La situación de la Escuela Municipal de Vela del CEAR Príncipe Felipe de Santander es penosa. Ahora mismo ha suspendido su actividad a causa de lo que contábamos la semana pasada. La RFEV no ha presentado las cuentas del pasado ejercicio, ni la auditoria financiera del Mundial de vela, y por tanto no puede cobrar ninguna subvención público. Esto paraliza toda la actividad en un organismo intervenido por el Consejo Superior de Deportes para tratar de reflotarlo. Una Federación en la que su presidente cobra casi 90.000 euros. El estudio del impacto económico que supuso el evento no tardó en presentarse... Las cuentas reales, todavía se están esperando.
El pasado viernes los cursos que se habían iniciado a principios de años no continuaron. 80 alumnos se han quedado tirados pese a pagar 175 euros por el trimestre. El Ayuntamiento de Santander y la RFEV todavía siguen sin firmar el convenio por el que el Consistorio abonaría a la Federación la nada despreciable cantidad de 80.000 euros para, entre otras cosas, contratar al personal docente. Uno de los monitores está de baja y el otro trabaja solamente de lunes a viernes, aunque los cursos se impartan el fin de semana.
Todo este lío, que ya viene de mucho tiempo atrás, sigue sin tener fácil solución. Uno de los legados del Mundial de vela debería haber sido un refuerzo de la base y la popularidad de este deporte en la ciudad, pero se ha conseguido el efecto contrarío. Hasta el punto de que la escuela corre peligro. Los padres y alumnos tiraron de cánticos en su protesta del pasado viernes: "Mundial sí, Escuela también". Y tienen toda la razón. Desde el Ayuntamiento están dispuestos a rescatar a la Escuela, pero deben esperar a que la Federación presente la documentación que justifica la subvención de 2014, así que solamente se puede esperar o denunciar el convenio y comenzar una nueva etapa al margen de una Federación que no da señales de vida.