El ajedrez es cosa de niños


El 13 de marzo de 2012 el Parlamento Europeo adoptó un programa denominado ‘Ajedrez en la Escuela’. Gary Kasparov, que asistió a la sesión parlamentaria en Estrasburgo, resumió con estas palabras la importancia que tenía algo así para este deporte: “El mañana del ajedrez acaba de comenzar en esta fecha”. Esta Declaración Escrita 50/2011 para la ejecución del programa de ‘Ajedrez en la escuela’ afecta a todos los países miembros, incluido España, y fue firmada por 415 eurodiputados. El número de firmas necesarias era de 378, el 50% más uno del total, que es de 754 eurodiputados. La cámara entera, al aprobar el texto, rindió una ovación al presidente de la Unión Europea de Ajedrez, Silvio Danailov, que había acudido como invitado a esta sesión oficial del parlamento junto a Kasparov.
La declaración pedía a la Comisión y al Consejo Europeo medios para fomentar el ajedrez en el sistema educativo de los Estados miembros y que exista financiación suficiente para ello a partir de aquel mismo año, además de recordar los resultados positivos y demostrados que tiene este deporte en el desarrollo infantil. Todo ha sido muy lento y los avances han sido pequeños. El proceso que siguió esta declaración será muy largo y complejo... Han pasado tres años y está dando sus primeros pasitos. La Comisión elabora un informe y la recomendación para cada país, que posteriormente, si quieren claro, lo ponen en práctica. No deja de ser una declaración de buenas intenciones y el infierno está lleno de esas buenas intenciones. Promesas incumplidas y políticos son un matrimonio bien avenido. En caso de España, las competencias corresponden a cada Comunidad Autónoma, lo que dificulta todo todavía más.
A pesar de todos los interrogantes de futuro, el búlgaro Silvio Danailov, presidente de la Unión Europea de Ajedrez, consideró esta declaración como un éxito histórico para el ajedrez europeo. “El 13 de marzo 2012 pasará a la historia del ajedrez como la fecha en que el juego del ajedrez se promueve al más alto nivel de reconocimiento por parte de la sociedad, no tan solo en el ámbito del deporte, sino también como una parte de la educación en el mundo moderno", afirmó.
En medio de este debate asistimos en su momento a un campeonato escolar muy especial que reunía a las mejores promesas de la zona norte. Llamaba la atención la participación y el ajetreo, nada que ver con lo que uno se imagina de un reposado torneo en los tableros. Allí se corría: se jugaba al fútbol en el patio, había nervios, tensión, ánimos, consejos o teatro infantil. Un cumpleaños bestial con el ajedrez como eje principal.
Esa edición, la decimoquinta, del Torneo de Ajedrez Escolar Antonio Robinet superó todas las expectativas con más de 671 participantes, aunque ha ido aumentado ese número desde entonces. La inscripción, gratuita, se había cerrado para unos 600-650 chavales, pero a última hora se hizo un hueco a todos. “A aquellas personas que dicen que es un deporte minoritario yo les animo a pasar por aquí. Sí, es cierto, el ajedrez no es un deporte de masas, pero podemos hacer eventos como este y reunir a más gente o igual que otras disciplinas tal vez más populares”, comentaba Miguel Ángel Kakel Muela, alma mater de este evento. “Este certamen es el número uno en España en cantidad de participantes con bastante diferencia”, confirma. Si por algo se caracteriza este evento es por mezclar el ajedrez con otras actividades más lúdicas que mantengan entretenidos a padres y niños a lo largo del día. “Ahora mismo ya acabo de cerrar una de las actividades del año que viene. Será algo muy bonito, un ajedrez gigante viviente formado por niños. No se para de pensar en lo organizativo”, contaba emocionado.
El organizador del evento y director de la Escuela Municipal de Ajedrez de Piélagos, Kakel Muela, considera la llegada del ajedrez a las aulas de forma obligatoria como “algo muy bueno, pero va a costar mucho y creo que será una implantación muy lenta. Eso sí, en cuanto dos o tres colegios lo hagan y vean que funciona muy bien irá todo rodado porque es muy positivo para la educación de los niños”. De esa misma opinión es el Maestro Internacional argentino y director de una escuela de ajedrez en Zaragoza, que cuenta con 570 niños, Diego del Rey: “Hace poco me invitaron a un programa de televisión local para tratar este tema. Es bueno que se hable de ello. Cognitivamente sabemos que el ajedrez aporta cosas que no aportan otras actividades. El ajedrez es único para mejorar el proceso mental de un niño y la toma de decisiones. La Unión Europea ha apostado por el ajedrez y esta era una asignatura pendiente. No debe tardar más de dos años en ponerse en marcha”.
Para Michel Muela, presidente de la Federación Vasca de Ajedrez, debemos destacar “la manera de aprobarse, con más firmas de las necesarias, y un gran respaldo que ha demostrado que el ajedrez está muy arropado. Ahora en España deben aplicarlo las distintas Comunidades Autónomas, pero poco a poco seguirá su curso porque es una apuesta estructural. Los expertos lo avalan y saben que el ajedrez es bueno para el desarrollo de los niños a distintas edades. El ajedrez tiene una importancia vital y corre parejo con el grado de civilización de los pueblos”.
Curiosamente, en el centro donde se desarrolla este torneo, el Colegio Antonio Robinet -dirigido por una cooperativa de profesores independientes-, el ajedrez lleva ya años en las aulas y con excelentes resultados. En Moldavia, el país más pobre de Europa, desde el año escolar 2009-2010, el ajedrez es una asignatura más en las escuelas. Allí se incluyo un módulo de ajedrez dentro de la Educación Física, pero la promoción de este deporte está fijada como una prioridad. Las lecciones de ajedrez se imparten en todas las escuelas con entrenadores titulados. En España algunos colegios ya ofrecen el ajedrez como actividad extraescolar o los Ayuntamientos cuentan con Escuelas Municipales, pero ahora este impulso de la Eurocámara dará un carácter oficial y generalizará la enseñanza del ajedrez en las aulas. En nuestro país, ya hubo una propuesta de Coalición Canaria en el Senado en 1994 recomendando la inclusión del ajedrez como asignatura optativa en la LOGSE. En 2009, la Federación Española (FEDA) consiguió la inclusión de este deporte en 14 colegios de diferentes comunidades autónomas con un programa piloto con 10 niños y 10 niñas en cada centro dentro del proyecto Proades del Consejo Superior de Deportes. Esta vez, quizá podría ser la llegada definitiva del ajedrez a los colegios. Lo que parece claro es que el ajedrez ayuda a los niños a desarrollar el sentido de la creatividad, la intuición y la memoria. En el texto firmado en la Eurocámara se subrayan los efectos beneficiosos del ajedrez, que contribuye a mejorar la concentración, la paciencia y la persistencia de los niños y destaca que puede ayudarles a desarrollar el sentido de la creatividad, la intuición, la memoria y las competencias tanto analíticas como de toma de decisiones. El ajedrez enseña valores como la determinación, la motivación y la deportividad y es accesible para los niños de cualquier grupo social, por lo que puede servir para mejorar la cohesión social y contribuir a objetivos políticos como la integración, la lucha contra la discriminación, la reducción de las tasas de delincuencia e, incluso, el combate contra diferentes adicciones, agrega el texto oficial.

El asturiano Alfonso del Valle, del Grupo Covadonga, participaba en la categoría Juvenil, pero también enseña ajedrez a otros chavales más pequeños. Para este joven la idea de que el ajedrez sea una asignatura en los colegios le parece genial: “No solo desde la perspectiva de un jugador de ajedrez, yo doy clases en colegios y veo que hay horas, como de tutorías u optativas, en las que podría encajar muy bien el ajedrez. Sería como la hora de educación física, pero mental. No es cansado para los niños, una hora de ajedrez a la semana es válida para cualquier edad, y es muy bueno para que la mente se active. El cerebro es un músculo más..A ver si se lleva a cabo y los tableros llegan a las aulas, porque las palabras de los políticos son muy bonitas, pero otra cosa son los hechos”.
Juan Viqueira, responsable de las categorías inferiores de uno de los dos clubes profesionales más importantes del país, el Sestao, también estaba en este torneo y señala un problema del ajedrez: “En la categoría Sub-8 casi tenemos la mitad de la inscripción de un torneo y cuando llegas a Cadetes o Juveniles apenas quedan chavales. Esa masa de abajo debe alimentar mejor a la cúspide. Me he llevado muchos chascos como tutor, debemos seguir creciendo”. Viqueira considera que “no estamos preparados para entrar todavía en las aulas de manera masiva. La élite no podría dar clases a todo el país. Habría que hacer un trabajo de educación para disponer de monitores y profesores adecuados suficientes. El ajedrez está en pañales para ese salto, aunque se han demostrado oficialmente que el ajedrez en la educación es muy beneficioso. Poco a poco y con un respaldo importante se podrá ir implantado”. Para Viqueira también se debe educar a los padres: “El ajedrez es individual, pero hay que hacerlo colectivo, involucrar a todos y trabajar socialmente los clubes. Los estudios son lo primero, pero si son inteligentes también se les dará bien el ajedrez. Lo primero es que se diviertan y quitarles presión a los niños. En estos torneos es casi más nuestra labor y compensar la presión que puedan ejercer algunos padres”. Y es que a este tipo de situaciones no es ajeno el ajedrez ni ningún deporte. Si el ajedrez es algún día asignatura en las aulas no se librará de las reclamaciones de los padres cuando el niño suspenda.