Red Army


Es uno de los documentales deportivos más aclamados de las últimas décadas y lo es por muchos motivos. Su éxito radica en que consigue tratar un tema espinoso, como es el uso del deporte que hace cualquier régimen político, de una manera muy entretenida, casi divertida, y con un ritmo frenético que consigue atrapar al espectador. Con mucha ironía y alguna dosis de cinismo se realiza un agudo análisis histórico de la dura pugna en la que se enzarzaron la Unión Soviética y Estados Unidos. Una lucha que se trasladó al hockey hielo. También a otros deportes, pero en éste lo ocurrido resulta fascinante. La historia se sigue con facilidad, aunque no sepas nada de esta disciplina deportiva o de la geopolítica ochentera.
Aquella selección de hockey hielo fue conocida como El Ejército Rojo, Red Army. El ex-capitán de aquella escuadra era Slava Fetisov, que evoca en el documental su trayectoria fuera de lo común: primero adulado como un héroe nacional y luego condenado como enemigo político. Ha sido uno de los más grandes de la historia. Aquel Ejército Rojo fue uno de los protagonistas de la historia social, cultural y política de su país, una metáfora perfecta del auge y decadencia de la Unión Soviética.
Gabe Polsky se estrenó como director con este film (antes había producido y dirigido junto a su hermano Alan, 'The Motel Life', película que protagonizaron Emile Hirsch, Dakota Fanning y Stephen Dorff y que ganó el premio del público y el premio al mejor guión en el festival de Roma en 2012) marcando un gran tanto y ganado el partido de manera holgada. Es norteamericano, hijo de inmigrantes rusos y criado en las calles de Chicago, y eso le ha ayudado a mantener un tono neutral y nostálgico a la hora de contar la historia, algo que resulta clave. El mejor equipo de hockey hielo de la historia contaba con aquello maravillosos 'Russian Five': Vladimir Krutov, Igor Larionov, Sergei Makarov, Alexei Kasatonov y, por encima de ellos, Viacheslav Fetisov, alma máter del equipo y gran protagonista de este documental, que es casi su biografía. Uno de los símbolos de aquella Unión Soviética, en realidad, luchaba contra el sistema soñando con poder jugar en la NHL y ganar algo de dinero. Ellos revolucionaron el hockey, que era un deporte en el que predominaba la fuerza y la violencia, y lo transformaron en algo bello, creativo, en el que primaba la técnica colectiva, como si de un ballet se tratara. Revolucionaron el hockey hielo y abrieron el camino de los jugadores europeos en la liga norteamericana. Y es que la Unión Soviética ha terminado siendo algo comercial y hasta “pop” en muchos aspectos, incluyendo el deportivo. Se copia su diseño en carteles y camisetas y se añoran algunas cosas de aquel régimen olvidando su lado más siniestro.
Además de unas increíbles imágenes de archivo, a lo largo del metraje aparecen muchos protagonistas dando su testimonio: el ex-seleccionador canadiense Scott Bowman, el campeón ruso de ajedrez Anatoli Karpov, los ex-jugadores de aquel mítico equipo como Alexei Kasatonov, Vladislav Tretiak, Vladimir Krutov, Igor Larionov, un ex-agente del KGB llamado Felix Nechepore (con su nieta), el periodista Vladimir Posner, la hija de Anatoli Tarasov, primer entrenador e ideólogo de la Red Army, Tatiana Tarasova, y la mujer de Slava Fetisov, Lada.




TÍTULO ORIGINAL
‘RED ARMY’ (2014)

PAÍS
Rusia

DIRECTOR
Gabe Polsky

DURACIÓN
76 minutos

GUIÓN
Gabe Polsky

MÚSICA
Christophe Beck
Leo Birenberg

FOTOGRAFÍA
Peter Zeitlinger
Svetlana Cvetko

PRODUCCIÓN
Polsky Films
Werner Herzog
Jerry Weintraub
Liam Satre-Meloy

DISTRIBUIDORA
Sony Pictures Classics