Encontramos a Sardi


Está triste, solo, inmóvil, olvidado... Así hemos encontrado a Sardi, la simpática mascota del Mundial de vela de Santander. Algunos decían que estaba en un armario cogiendo polvo o que se había fugado a Brasil para presenciar los Juegos Olímpicos con los pingües beneficios que dejó el evento náutico en la capital cántabra (siempre según la Universidad de Cantabria y la organización). Pero todo esto es falso, Sardi vive en el Museo del Deporte. Es un okupa después de quedarse sin empleo.

La mascota de felpa, con su eterna sonrisa forzada, está rodeada de fotos del Racing... Sin duda, es una señal. Sardi quiere trabajar en el club de fútbol. Ya saltó al césped de los Campos de Sport en una ocasión y dejó su currículum en las oficinas... "Ya te llamaremos", le dijeron entre dientes. Y así se ha quedado, petrificado, junto a la bandera de ciudad europea del deporte 2014.